Salarios reconocidos en sentencia

Salarios reconocidos en sentencia
No estamos ante auténticos atrasos cuando una sentencia reconoce salarios o conceptos retributivos a un trabajador o a un conjunto de trabajadores. Algo que tiene importantes consecuencias en la tributación en el IRPF y a continuación vamos a hablar con más detalle sobre ello.

 

Sobre la tributación del trabajador

Imputación temporal

Exigibilidad

La regla general de imputación temporal de las rentas del trabajo es que dichos rendimientos deben declararse en el ejercicio en el que resultan exigibles para el trabajador, con independencia del momento en el que se produzca su cobro. Se entiende como fecha de exigibilidad el momento en el que el trabajador puede reclamar el pago de su salario de acuerdo con las normas o pactos existentes con la empresa.

Atrasos

No obstante, en ocasiones puede ocurrir que una empresa no abone los salarios en el plazo legal por causas no imputables al trabajador (por problemas de liquidez, por ejemplo). En estos casos, de aplicarse la regla general, el trabajador debería tributar por unos salarios que no ha cobrado. Para evitar esta situación, la ley del IRPF permite que el trabajador pueda diferir la tributación de estos atrasos hasta el momento de su cobro. No obstante:

  • Dichos atrasos siguen considerándose obtenidos en el año en el que el salario del que provienen fue exigible.
  • Por tanto, si cuando se cobran los atrasos el trabajador ya ha presentado la declaración del IRPF de dicho año, está obligado a presentar una declaración complementaria de dicho ejercicio, sin recargos ni intereses.

Complementaria

Dicha complementaria debe presentarse en el plazo que media entre la fecha en la que se perciban las cantidades atrasadas y el final del plazo inmediato siguiente de presentación del IRPF.

Dado que la declaración complementaria se presenta por circunstancias justificadas no imputables al trabajador, no se aplican sanciones, ni intereses, ni recargos por presentación fuera de plazo. Eso sí: al presentar la declaración complementaria, es muy importante indicar el motivo de presentación y marcar la casilla que aparece en el modelo para estos supuestos.

Litigio sobre procedencia

Reclamación judicial

Sin embargo, la tributación es distinta cuando entre la empresa y el trabajador surge una discrepancia sobre el derecho a la percepción del salario o sobre su cuantía y el asunto acaba en los tribunales. En ese caso no se considera que exista un atraso (ya que en los atrasos no hay discusión sobre la procedencia o cuantía del salario).

Imputación

En ese supuesto, las rentas percibidas se consideran salarios del ejercicio en el que la sentencia adquiera firmeza, incluso en el caso de que un tribunal extranjero haya dictado la sentencia. Esto tiene importantes consecuencias tributarias tanto para el trabajador como para la empresa, consecuencias que se indican más adelante.

En caso de que el litigio sólo verse sobre el impago de los salarios y no se haya puesto en entredicho su cuantía ni su procedencia, los salarios deben imputarse al año de su exigibilidad inicial, como ocurre con los atrasos.

Firmeza

Sin posibilidad de recurrirla

A estos efectos, la firmeza de una sentencia no siempre se produce el día de su notificación. La normativa procesal establece que son firmes aquellas resoluciones contra las que no cabe recurso o aquellas en las que ha transcurrido el plazo fijado legalmente para recurrir sin que ninguna de las partes lo haya hecho.

Tras una sentencia favorable al trabajador, la empresa puede recurrirla y, a la vez, efectuar algún pago a favor de éste. En ese caso:

  • El anticipo recibido por el trabajador tiene el carácter de reintegrable (ya que la sentencia todavía no es firme).
  • Por tanto, el trabajador no debe tributar por su percepción. Sólo deberá hacerlo en el ejercicio en el que la sentencia adquiera firmeza y se confirme la procedencia de las percepciones.

Pongamos un ejemplo: Una sentencia en primera instancia reconoce a un grupo de trabajadores un complemento retributivo de los años 2015 a 2021. La sentencia se dicta el 30 de noviembre de 2021 y otorga a la empresa un plazo de dos meses para recurrir, por lo que el plazo finaliza el 30 de enero de 2022. En este caso:

  • Si la empresa recurre, aunque pague anticipos a cuenta, los trabajadores no deberán incluirlos en su declaración del IRPF de 2021, sino en el año en el que la sentencia definitiva gane firmeza.
  • Si la sentencia no se recurre, los trabajadores deberán incluir las cantidades en su renta, pero no en la del año 2021 (fecha de la sentencia), sino en la del 2022, ya que es en enero de este último ejercicio en el que habrá ganado firmeza (una vez transcurrido el plazo para recurrir sin que se haya recurrido).

Reducción del 30%

Generado en más de dos años

El hecho de que este tipo de retribuciones deban declararse en el ejercicio en el que la sentencia adquiere firmeza permite que, si los salarios objeto de litigio abarcan un período superior a dos años, el trabajador tenga derecho a disfrutar de una reducción del 30% en el IRPF por obtención de rentas irregulares.

Para ello, es preciso que se cumplan los requisitos que se exigen para disfrutar de este incentivo, como que los salarios se imputen en un único ejercicio y que el trabajador no haya disfrutado de la reducción durante los cinco períodos impositivos anteriores.

Pongamos de nuevo otro ejemplo: Si la cantidad litigiosa (por ejemplo, un bonus) se originó entre el 1 de abril de 2019 y el 31 de mayo de 2021, procederá la reducción. Si se devengó entre el 1 de diciembre de 2019 y el 31 de mayo de 2021, es posible que Hacienda no acepte la reducción, al no haber transcurrido dos años entre ambas fechas (aunque, de haberse declarado en su momento, las rentas se hubiesen declarado en tres ejercicios).

Intereses de demora

Renta del ahorro

Si la sentencia reconoce el abono de intereses de demora por el atraso en el pago, éstos no se declaran como rentas del trabajo, sino como una ganancia patrimonial (al tener carácter indemnizatorio), y se integran en la base del ahorro junto con los rendimientos del capital mobiliario.

A nivel de la tributación de la empresa

Retenciones

Exigibilidad

La obligación de practicar retención por parte del pagador (y de ingresarla ante Hacienda) nace en el momento del pago, con independencia del período impositivo en el que el trabajador deba declarar el salario.

Por ejemplo, si la empresa satisface el salario al año siguiente de aquel en el que la sentencia gana firmeza, será en ese momento cuando deberá practicar la retención.

Cálculo de la retención

Para calcular la retención aplicable, el pagador deberá actuar de la siguiente forma:

  • Si satisface el salario en el mismo año en el que la sentencia es firme, dichas cantidades deberán sumarse a los restantes salarios que vaya a satisfacer al trabajador durante el mismo año, y se aplicará la tarifa general de retenciones sobre los salarios totales.
  • Si satisface la retribución en un período posterior, deberá practicar una retención fija del 15%, como ocurre con los atrasos de salarios “normales”.

Intereses y reducción

La empresa no debe practicar retención alguna sobre la parte de las retribuciones satisfechas que corresponda a intereses por retraso en el pago de los salarios. Asimismo, en caso de que los salarios percibidos se hayan generado en un plazo superior a dos años y el trabajador vaya a disfrutar en su IRPF de la reducción del 30% antes indicada, la empresa deberá tener en cuenta dicha reducción al calcular el tipo de retención aplicable (en caso de que los salarios estén sujetos al tipo de retención general).

Los salarios que se han reconocido en sentencias tras un litigio judicial sobre su cuantía o procedencia deberán imputarse en el año en el que sea firme la misma. Y si los salarios se han generado en más de dos años, podrán reducirse en un 30%.

Si quieres saber más información sobre los salarios reconocidos en sentencia para la persona física y jurídica, contacta con Paneque Asesores, te ayudaremos y asesoraremos en lo que necesites. Puedes contactar con nosotros en el teléfono (+34) 952 22 67 47 o en el correo .

Dinos cuánto te ha gustado:
0
Una nueva forma de valorar los bienes
Las sanciones se reducen más
 

Comentarios

  • No hay comentarios. ¿Quieres dejar uno?

Rellena el formulario

Enviar un comentario como invitado

0 / 4000 Limitación de caracteres
El texto debe estar entre 10-4000 caracteres
Antes de publicarse, se revisará su comentario.
Normas de uso del blog.

Temas

Emprendedores
Emprendedores
44 artículo(s)
Autónomos
Autónomos
85 artículo(s)
Empresas
Empresas
213 artículo(s)
Particulares
Particulares
74 artículo(s)
Sobre nosotros
Sobre nosotros
112 artículo(s)

Comentarios

Buenos días,
Una duda, a los que están obligados a relacionarse electrónicamente con la Administración, si no les es posible acceder a la notificación electrónica por problemas con el certificado digital, ¿la Administración debe proporcionarles alg...
Excelente post, estaba buscando consejos sobre como realizar la declaración de la renta 2018, este post me ha parecido interesente al igual que vuestra empresa. Otro post que tambien me ha gustado es https://byrconsultores.com/como-hacer-la-declaraci...
Buenos días, quisiera informarme sobre los créditos ico, quisiera darme de alta de autónomo para un nuevo proyecto, pero ya lo fui anteriormente y desgraciadamente no me fue muy bien y acarreo deudas, no sé muy bien si podría optar a un crédito ico p...
Buenos días,

Somos tres hermanos y mi madre, nuestro padre acaba de fallecer y tiene una empresa con otro socio, el era socio mancomunado y administrador (la empresa no tiene actividad, solo para alquilar propiedades, hasta venderlas para cerrarl...
Como administrador único no socio, con retribución, qué régimen de cotización corresponde? Gracias

En un tuit

Archivo